Mujer, salud y deporte

El ejercicio físico, una herramienta clave en el bienestar de la mujer

El último foro de este ciclo se celebró en la Casa de ABC de Sevilla, donde acudió un nutrido grupo de expertas para hablar de salud y actividad física en el ámbito femenino.
De izquierda a derecha: Catalina Quesada, Rosa Casado, María Pujol, María Laffite, María Valero, Macarena García-Otero y Pilar Serrano

De izquierda a derecha: Catalina Quesada, Rosa Casado, María Pujol, María Laffite, María Valero, Macarena García-Otero y Pilar Serrano
María Pujol ha creado un club de mujeres llamado «Nosotras sí» con el fin de fomentar el deporte femenino Concha García

Nadie duda de que la mujer de hoy se cuida más que la de hace unas décadas, tanto en cuestiones de salud como de bienestar personal y físico. Ahora bien, en muchos casos lo sigue teniendo más difícil que el hombre, tanto si quiere practicar deporte en su vida diaria como si se dedica profesionalmente a ello. De ese y otros temas se habló ayer en la tercera y última sesión del Foro “Andalucía en femenino”, organizado por ABC con el patrocinio de BBVA y Sanitas y la colaboración de Clece, Coca-Cola European Partners y la Universidad de Sevilla.

Entre las participantes del desayuno que se celebró en la Casa de ABC de Sevilla se encontraban desde deportistas de élite hasta profesionales del mundo de la salud, de la Universidad e incluso una abogada especializada en derecho deportivo, quienes debatieron sobre las facilidades y obstáculos que hallan las mujeres del siglo XXI para acceder al deporte, ya sea como simples aficionadas o como profesionales. “El problema es que la mujer se ha integrado en el mercado laboral pero no en la misma medida en la que el hombre se ha integrado en el mundo doméstico, lo que genera que las mujeres tengan mucha sobrecarga y sea más difícil la práctica de deporte”, aseguró Rosa Casado, directora de la Unidad por la Igualdad de la Universidad de Sevilla. Para ella, aún hay muchas evidencias de que la igualdad no está conseguida, por lo que desde las instituciones académicas tratan de ayudar para que así sea. “En todas las universidades españolas existen planes de igualdad desde los que se están llevando a cabo muchas acciones. En la nuestra, por ejemplo, ofrecemos apoyo desde el Sadus para la conciliación familiar y facilitamos un servicio de atención a los niños mientras los padres practican deporte”, indicó.

Cambio de hábitos

“Lo cierto es que la mujer ha cambiado sus hábitos y ahora dedica el poco tiempo libre que tiene a hacer deporte en lugar de tomar café o irse de compras, ahora son muchas las madres que hacen deporte de forma asidua y esa es la mejor forma de inculcar hábitos saludables en los hijos”, apuntó otra de las ponentes, María Laffitte, abogada especialista en derecho deportivo. “Es fundamental que desde pequeños vean hábitos saludables tanto de higiene como de nutrición”, sostuvo Laffitte, quien reconoce que aún queda mucho por recorrer para que la mujer logre la igualdad efectiva y real. María Valerio, codirectora del Grupo Oncológico Oncoavanze, apuntó sobre este tema que tanto en la alimentación como en el deporte es la familia la que debe inculcar unos hábitos saludables desde la infancia. “Si tú no estás concienciado no podrás transmitirlo”, subrayó. Para ella es clave educar en el deporte saludable. “ A veces las mujeres nos autoexigimos demasiado y lo cierto es que solemos estar sobrecargadas y no queremos verlo, tenemos que aprender a delegar”, agregó la codirectora de Oncoavanze.

Quirón potencia la práctica de deporte en mujeres con cáncer de mama

Dos de las integrantes de la mesa eran la triatleta María Pujol y la alpinista y guía de montaña Catalina Quesada, esta última única mujer andaluza que ha subido cinco veces los 8.000 metros. “El deporte de montaña es un mundo muy masculinizado porque no es habitual que una mujer coja su coche y se vaya sola al Mulhacén pero yo tuve la suerte de que mis amigos me ayudaron mucho al principio”, narró. Cuando acudía a la Consejería de Deportes a preguntar por las subvenciones que apoyan esta modalidad le decían que preguntara mejor en el área de la mujer. “Me he ido formando porque me apasiona y organizo expediciones femeninas aunque cuando vienen madres sienten mucha culpabilidad de haber dejado a su familia, además de que tienen que hacer encajes de bolillos para hacerlo”, explicó.

Deporte para todas

En España es muy frecuente que la mujer espere a estar consolidada laboralmente

María Pujol, por su lado, ha creado un club de mujeres llamado “Nosotras sí” que se reúne los lunes en Plaza de España con el fin de fomentar el deporte femenino. “Les enseño cosas fundamentales, sobre todo somos conscientes de que los lunes son nuestros y es algo muy bonito porque puede venir toda la que quiera y estamos unidas. Ellas ven en mí alguien a quien seguir y estoy contenta de ser su ejemplo porque la actividad física puede mejorar sus vidas y yo les ayudo a conseguirlo”, indicó Pujol, que ve en su progenitora un ejemplo a seguir porque fue la primera mujer que ganó un maratón en Sevilla aun siendo madre soltera. Eso sí, a la hora de hablar del deporte profesional aseguró que en España es una realidad complicada.

Además de los beneficios que aporta al bienestar y el físico de quienes lo practican, el deporte tiene un potente efecto positivo sobre determinados aspectos de la salud, siempre que se practique con moderación y sin excesos. “Aunque sea complicado, hay que sacar tiempo para hacer ejercicio y sí se puede, yo trabajo muchas horas y siempre consigo hacerle hueco”, aseguraba Pilar Serrano, directora territorial de Quirón en Andalucía. Para ella, las mujeres se tienen que ayudar las unas a las otras porque aún quedan muchos obstáculos para alcanzar la igualdad. “Procuro tener mujeres en mi equipo porque tienen una visión distinta, ni mejor ni peor que los hombres, pero distinta”, reconoció. Desde Quirón potencian la práctica de deporte en mujeres con cáncer de mama y promocionó el desafío del Nene, un ciclista sevillano con diabetes que recorrió 1.000 kilómetros con su bicicleta para demostrar que esta enfermedad no es un obstáculo para la práctica de ejercicio físico.

Una buena terapia

María Valero, de Oncoavanze, indicó que una de las líneas que trabajan es la práctica deportiva de mujeres con cáncer de mama. “A través del deporte conseguimos maravillas porque ayudamos a estas mujeres a que vuelvan a sentirse personas sanas”, aseguró. Este centro colabora con un proyecto europeo a través de una beca Marie Curie para determinar en qué medida el deporte mejora la calidad de vida de pacientes oncológicos. Para ella, ha habido un cambio en la concienciación de la sociedad hacia los hábitos saludables y ya todo el mundo sabe que tiene que cuidar la alimentación, hacer deporte y dejar los hábitos tóxicos, pero lo cierto es que “una cosa es saberlo y otra incorporar esos hábitos a nuestra vida con normalidad”.

Durante el encuentro, las expertas coincidieron en la importancia de educar en el deporte saludable

Durante el encuentro, las expertas coincidieron en la importancia de educar en el deporte saludable

La actividad física puede ser un aliado fundamental para el bienestar de la mujer, pero lo cierto es que en entornos menos favorecidos todo parece complicarse. “En ocasiones no es que la mujer no practique deporte, es que está superada por el estrés crónico y en ocasiones acude a los antidepresivos para sobrellevarlo”, indicó Pilar Serrano.

Maternidad y deporte

Macarena García-Otero, consejera delegada de Embryocenter, habló de la fundación que tienen vinculada a este centro de reproducción asistida desde la que se patrocina y fomenta el deporte, concienciando desde la infancia para que desde niños se entienda como algo vital. Eso sí, advirtió Macarena, el deporte puede ser un hábito saludable o no serlo. “En Estados Unidos hay un estudio que demuestra cómo el deporte excesivo en mujeres militares ha hecho que sufran cambios en su menstruación”, reveló.

Como ocurre con todo, consiste en hacer las cosas con cabeza y practicar deporte equilibradamente, sobre todo cuando se está buscando un embarazo. “El ejercicio moderado potencia los mecanismos adaptativos y favorece la implantación embrionaria”, indicó la experta en base a un estudio que han elaborado en Embryocenter. A este respecto, la deportista profesional María Pujol confesó que ha realizado una preservación ovocitaria porque es consciente de que mientras esté entregada a su trabajo plantearse la maternidad es complicado. “Sé que lo que yo hago no es muy saludable porque me expongo diariamente a alguna lesión pero tengo una vida profesional corta y prefiero esperar para ser madre”, remarcó.

Sobre este punto, María Laffitte indicó que en España es muy frecuente que la mujer espere a estar consolidada laboralmente para buscar la maternidad, con lo que se planta fácilmente en los 40 años. “Eso en otros países no ocurre porque la administración se hace cargo de todo y se evita así que una mujer tenga miedo a ser repudiada en su entorno laboral por quedarse embarazada”. Laffitte denunció que aún sigue habiendo cláusulas en los deportes colectivos de élite en las que se prohíbe a la mujer quedarse embarazada. “Es una realidad tapada que fuerza a muchas deportistas a abandonar su carrera”.

Deportivamente, la mujer se pone metas más bajas porque tiene muy presente que su familia la necesita y ella misma se pone límites.

Catalina Quesada se mostró en la misma línea y aseguró que ella no ha sido madre porque sabía que tendría que abandonar su trayectoria deportiva. “En el montañismo arriesgas mucho, te cambia el cuerpo y es habitual que sufras náuseas y mareos por las alturas, aunque lo cierto es que yo lo llevo bien”, añadió. Deportivamente, la mujer se pone metas más bajas porque tiene muy presente que su familia la necesita y ella misma se pone límites. “Incluso en un trekking la mujer te pregunta si ella será capaz de hacerlo mientras que el hombre lo da por hecho”, señaló Quesada.

Ejercicio con cabeza

Macarena García-Otero lamentó que haya jóvenes que quieren seguir un prototipo físico y pretenden conseguirlo sin formación ni información y en ocasiones además de practicar más deporte del que debieran incluso dejan de comer lo necesario y se imponen dietas por su cuenta. A este respecto, María Pujol confirmó que hoy día hay muchas personas que “se autoentrenan y eso no debe ser porque lo correcto es acudir a un especialista”.

La opinión de las expertas

Catalina Quesada. Alpinista.
Organizo expediciones femeninas aunque cuando vienen madres sienten mucha culpabilidad de haber dejado a su familia.
Rosa Casado. Universidad de Sevilla.
La mujer se ha integrado en el mercado laboral pero no en la misma medida en la que el hombre se ha integrado en el mundo doméstico.
Pilar Serrano. Quirónsalud.
Procuro tener mujeres en mi equipo porque tienen una visión distinta, ni mejor ni peor que los hombres, distinta.
María Pujol. Triatleta profesional.
Tengo un club de mujeres llamado “Nosotras sí” que se reúne los lunes en Plaza de España con el fin de fomentar el deporte femenino.
María Laffitte. Abogada.
Es fundamental que los niños desde pequeños vean hábitos saludables tanto de higiene como de nutrición.
María Valero. Oncoavanze.
A través del deporte conseguimos maravillas con mujeres que han pasado por un cáncer de mama porque vuelven a sentirse sanas.
Macarena García-Otero. Embryocenter.
Un estudio demuestra que el deporte excesivo en mujeres que quieren ser madres hace que sufran cambios en la menstruación.