Sanitas

La medicina disruptiva acerca al médico a sus pacientes

Las nuevas tecnologías como el «big data» o el «blockchain» permiten optimizar los recursos de gestión de salud.

La medicina está cambiando. La llegada de las nuevas tecnologías al terreno médico ha abierto las puertas a un sinfín de posibilidades cada vez más cercanas. Los grandes cambios en la medicina no son nuevos. Se trata de un ámbito en constante evolución que bebe del progreso social y tecnológico y que tiene que nutrirse de profesionales preparados para el cambio.
Desde el descubrimiento de los rayos X o la penicilina, los médicos han sabido adaptarse y aplicar nuevos avances en el cuidado y el diagnóstico del paciente. A día de hoy, estos profesionales ya emplean técnicas de impresión 3D en tejidos u órganos –que solo son posibles gracias a la disrupción tecnológica en salud-, que favorecen los procesos de recuperación del paciente.

Digitalización

Es importante que el médico se adapte al nuevo paradigma social y aproveche las ventajas que ofrece la digitalización.

Pero las impresoras 3D no son las únicas mejoras que ha traído la disrupción tecnológica en la medicina. Existen otras tecnologías, mucho más accesibles para los ciudadanos, que mejoran exponencialmente la relación entre el médico y el paciente y permiten adaptar técnicas ya conocidas al mundo digital. La digitalización tiende una mano a los médicos, que pueden valerse de estas nuevas herramientas que ofrece para tratar con sus pacientes. Ya es habitual que los médicos se encuentren con pacientes digitales hiperconectados, que buscan satisfacer sus necesidades a través nuevos canales. Estos nuevos pacientes digitales disponen de todo tipo de herramientas y, cada vez más, buscan respuesta a sus preguntas de salud a través de estos medios. De hecho, seis de cada diez españoles afirman que las tecnologías les han ayudado a mejorar o prevenir problemas de salud, según el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la SI (ONTSI). Ahora, es importante que el médico se adapte a este nuevo paradigma social y aproveche las ventajas que ofrece la digitalización.

La videoconsulta de Blua de Sanitas facilita el acceso de los pacientes a los profesionales sanitarios.

En este sentido destacan soluciones digitales como, por ejemplo, la videoconsulta de Blua de Sanitas, que facilita el acceso de los pacientes a los profesionales sanitarios.

Mediante un canal de consultas digitales, los pacientes pueden conectarse a través del móvil con su médico y, usando el vídeo, mensajes de voz o chat, trasladar sus preguntas a su médico habitual. Esta plataforma ofrece sus servicios a 450.000 clientes de Blua. Pero no solo eso, también cuenta con el respaldo de más de 1.300 médicos de Sanitas –el 70 % de su plantilla-, que cubren prácticamente todas las especialidades sanitarias.
Las consultas médicas a través del móvil son cada vez más habituales. Según el portal Red.es, cinco de cada diez españoles utilizan dispositivos móviles en la gestión de su salud para evitar visitas innecesarias al hospital. Como dato, durante 2018 el número total de videoconsultas se multiplicó por 5 con respecto a 2017.

Nuevos modelos sanitarios

Además, en un contexto en el que el paciente se responsabiliza cada vez más de la gestión de su salud y apuesta por la prevención, las nuevas soluciones digitales facilitan también la posibilidad de llevar unos hábitos de vida saludable. Ya no existen excusas para no cuidarse. Sanitas pone a disposición de sus clientes asesorías online en campos como la nutrición, la psicología y el entrenamiento personal a través de teléfono, chat, videoconsulta o consulta presencial.

Durante 2018 el número total de videoconsultas se multiplicó por 5 respecto a 2017.

Además de mejorar en servicios, las nuevas tecnologías como el «big data» o el «blockchain», permiten optimizar los recursos de gestión en salud. Gracias al almacenamiento masivo de información –«big data»- y su posterior análisis; y las seguridades en la transacción y distribución de datos que ofrece el «blockchain», todo ello aplicado al sector salud, se pueden crear nuevos modelos sanitarios que permitan al paciente, por ejemplo, acceder a su historial clínico a través del móvil.

La plataforma de Sanitas, Salud Conectada, es un ejemplo de que ya se están aplicando estas técnicas disruptivas. A través del uso de «wearables», el portal es capaz de recoger información y hábitos del paciente. Estos datos se comparten con su especialista médico, lo que le permite hacer un seguimiento más cercano. Con esto, ya es posible administrar servicios y cuidados propios de las infraestructuras sanitarias, fuera de ellas.

Las nuevas tecnologías como el «big data» o el «blockchain» permiten optimizar los recursos de gestión en salud.

El futuro de la medicina está muy cerca y este pasa, inevitablemente, por la disrupción tecnológica. Iñaki Ereño, consejero delegado de Sanitas, anima a prestar atención a «un sector en constante evolución y que se mueve con las necesidades del cliente» para incluir nuevas iniciativas digitales en los servicios médicos. Las estructuras flexibles, el acercamiento médico-paciente y las mejoras en accesibilidad son solo una pequeña muestra de lo que está por venir gracias a la medicina disruptiva.